Para dormir juntos, el tamaño sí importa!

Cuando se acerca la noche y si duermes en pareja, debes saber que el tamaño sí importa, y de muchas maneras 😉 Pensarás en un aspecto muy conocido, pero te hablaré aquí de otro, que tiene efectos durante más horas.

Pues sí, el tamaño de tu cama importa, y muchos sufrimos y dormimos peor de lo deseado por tener una cama demasiado pequeña, que hace que cualquier respiración o movimiento de tu pareja te pueda despertar.

La imagen de la pareja durmiendo abrazada, los 2 llenos de amor y de ternura, es un cliché que no suele durar mucho, y en general menos de una noche: es bonito, pero muy incomodo, entre el calor, la respiración del otro a veces en la cara, y las ganas de moverse.
El realismo y una pizca de decepción nos conducen a dormir juntos, pero no tan fusionados, es decir en la misma cama, pero cuidando el confort!

Recomendaciones prácticas:

Para dormir juntos, recomiendo que optéis por una cama algo grande, y por ello quiero decir de mínimo 150cm de ancho (el famoso “Queen size bed”). Si puedes escogerlo de 160cm de ancho mejor. Te acordarás de estos 10cm de más durante muchas noches, porque hacen la diferencia. Si tu habitación es grande y quieres poner algo aún mayor, estupendo. Vigila que la cama no ocupe todo el espacio, y que sea 1 solo colchón, y no 2 como suele ser el caso de las camas “King Size”: esto no nos favorece a nivel sutil.

Los 135cm de ancho que se suelen usar en España son algo justos, salvo si tu habitación no permite más. Es el tamaño que nos quieren vender si no vigilamos. De hecho, hay que estar muy atento cuando nos metemos en una tienda de colchones, porque tanto el tamaño como los materiales suelen estar algo desalineados con lo que nos conviene de verdad.

Sólo hay ventajas:

Una cama king size es perfecta para no molestar tu pareja… pero a lo mejor la pierdes de vista.

Un colchón más grande te costará un poquito más (pero no tanto tampoco), pero te garantiza una noches más felices:
cada uno podrá escoger su posición preferida para dormir sin estar estresado de si le queda espacio al otro
– si uno tiende a querer conquistar el centro de la cama (ya sé que pasa!!!) aún le queda un espacio digno al otro
– y sobre todo ya no nos molestaremos con nuestros pequeños movimientos durante la noche -sea girándonos o cambiando de postura.
– al no molestarnos de noche, nos ahorramos una fuente de roces con nuestra alma gemela 😉 La cosa que se agradece cuando se despierta sonriéndote en lugar de mirarte mal porque le amargaste el sueño.

Hemos hablado del ancho, pero vale la pena pasar a camas de 200cm de largo en lugar de 190cm si cualquiera de los 2 mide más de 1,70m, por confort, y por otros aspectos que veremos en otros artículos.

Si duermes sólo, muy crítico no es, y una cama de 90cm de ancho suele ir bien, pero si puedes ya usar una cama doble estarás mejor. Si sois 2, el tamaño importa mucho, pero si estás sólo hay que estar ya preparado para los buenos cambios!

Créditos fotográficos: Porto Bay Hotels & Resorts

1 comentario
  1. C.Ventura
    C.Ventura Dice:

    Buenas! Tengo que decir que este artículo es bastante bueno y con cierto toque de humor que me ha encantado.

    A parte del blog, tu historia contra el insomnio es genial, has sido una persona que ha luchado contra ello de manera autodidacta y tiene mucho mérito.

    Un saludo y mucha suerte con este proyecto!

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *